¡No hay Almohada más cómoda que una Conciencia TRANQUILA!
Es un dicho popular, al que no le falta razón alguna. Y tú, Karolina, debes estar muy tranquila con la profesionalidad y acierto que ofreces a quienes te consultamos.
Seguro, que gozas de la misma tranquilidad en tu faceta personal, en tu día a día y con tu gente. No tengo la suerte de conocerte en persona, pero estoy segura de ello.
Me lo transmite tu voz y tus buenos consejos.
No te preocupes si no le gustas a todo el mundo. En la grosería y en los malos modos siempre se oculta un débil y un cobarde. Tú sigue con tus buenas acciones, que éstas dan sueños felices (volvemos a la almohada).
Seguiré llamando para hablar contigo, preparada para escuchar lo que me gusta y lo que no me gusta tanto. Pero, siempre, lo que me digas lo recogeré como información valiosa para avanzar y crecer. Hacernos un poco mejores.
Esa capacidad que tienes, no la posee cualquiera. Por mucho que digas que todos nacemos con oportunidad de conocimiento de lo que está por venir. Y, si es así, y tenemos todos ese don, no todos sabemos reconocerlo e interpretarlo.
Felicidades por la página nueva. Buen trabajo.

Share This